Noticias

Cultivo es considerado como importante actividad económica en la zona.

A través de talleres de capacitación y pasantías, 45 familias de los caseríos de Puyuntecucho y Curapampa iniciarán la instalación de parcelas para el cultivo y producción de aguaymanto, considerando a esta actividad como importante para la generación de ingresos y  la mejora de la calidad de vida de sus integrantes.

De acuerdo al plan de capacitación establecido por el proyecto “Incremento de la oferta de aguaymanto orgánico de la provincia de Celendín”, que impulsa ALAC | Yanacocha, el 14 y 15 de octubre los pobladores los caseríos antes mencionados, asistieron a una capacitación con el objetivo de fortalecer sus conocimientos en temas organizacionales y técnicos (elección y preparación del terreno, trazado y hoyación, abonamiento de fondo y la instalación), así como el desarrollo de habilidades blandas: comunicación asertiva, liderazgo y autoestima, que los ayudará a mejorar su organización y su producción.

David Marchena Chávez, teniente gobernador del caserío de Curapampa, manifestó, “Una de las maneras para poder comercializar los productos en la zona, es organizándonos y capacitándonos”.

El taller estuvo a cargo del equipo técnico del proyecto y del Economista Nelson Mendo Chávez, docente de la Universidad Nacional de Cajamarca; las sesiones de capacitación  continuarán en las siguientes semanas con las familias de los diferentes caseríos que participan del proyecto ubicados en los distritos de Celendín, Huasmín y Sorochuco de la provincia de Celendín.

Para el señor Cayetano Rojas Pinedo del caserío de Poyuntecucho, el cultivo de aguaymanto es una buena oportunidad para generar ingresos y empleo: “Es más rentable que los cultivos tradicionales, puesto que genera trabajo sobre todo para las mujeres y jóvenes”, mencionó.