Noticias

Moderna tecnología  contribuirá con la mejora de la producción agrícola durante todo el año beneficiando a muchas familias de la zona rural de Cajamarca.

En el caserío de Yerba Buena Chica se inauguraron cuatro sistemas de riego tecnificado regulados por microrreservorios más, sumando así un total de 14 microrreservorios familiares en funcionamiento, de los 26 planificados, todos ellos, a través de una adecuada gestión, dotarán de agua para regadío a más de 78 familias del ámbito de Conga, proyectando un área de 42 hectáreas.

Esta iniciativa impulsada por ALAC, organismo corporativo de Yanacocha, y ejecutada por la ONG Cuencas Andinas forma parte del Programa de Desarrollo Rural Integral Territorial (DRIT) cuyo objetivo es gestionar proyectos de desarrollo sostenible, para mejorar la calidad de vida de los pobladores de la zona rural de Cajamarca.

En esta ocasión, participaron de la inauguración de los microrreservorios autoridades locales, docentes y alumnos de la carrera de Ingeniería Civil de la Universidad Privada del Norte, así como pobladores y representantes de ALAC y Yanacocha.

El profesor Gaspar Campos, poblador de la zona y participante del proyecto, en su discurso manifestó la importancia que tiene esta nueva infraestructura para regadío, enfatizando su uso adecuado y la gestión del recurso hídrico. Mostró además su satisfacción por la manera de cómo se realizaron los trabajos para construcción de los microrreservorios, pues siempre se mantuvo el diálogo y el  estricto cuidado  del medio ambiente, especialmente el agua.

Por su parte, el ingeniero Antenor Floríndez afirmó que este proyecto servirá para que se pueda regar los cultivos de una manera permanente, en este caso, en el caserío de Yerba Buena Chica se estima regar un aproximado de 12 hectáreas, además de mantener la vegetación natural. Sobre los materiales empleados en la construcción manifestó: “Estos reservorios están impermeabilizados con arcilla y el material es propio de las comunidades, garantizando varios años de vida operativa y la creación de hábitat para flora y fauna en la zona, que podrían ser aprovechados como nuevas alternativas de generación de ingresos”.