Noticias

Realizado en el marco del proyecto “Incremento de la oferta de frutas nativas en Celendín”, donde se abordaron importantes temas de organización, comercialización y certificación.

Productores de aguaymanto de la provincia de Celendín, participaron de este importante espacio, en el que además de fortalecer sus vínculos, se capacitaron en temas relacionados a la mejora de su organización y asociatividad. Abordaron también, algunas estrategias para la comercialización e inserción a nuevos mercados, así como temas de registro sanitario, inocuidad, manejo de problemas fitosanitarios, y el reconocimiento de la certificación de sus productos bajo la denominación de “orgánicos”.

Dicha certificación ha sido obtenida por Villandina, empresa a la que productores del proyecto denominado “Incremento de la oferta de frutas nativas en Celendín”, venden sus frutos. Este proyecto es impulsado por la  Asociación Los Andes de Cajamarca (ALAC), organismo corporativo de Yanacocha, en alianza con la ONG CEDEPAS.

Actualmente, la certificación orgánica es una garantía del buen estado y salubridad en que se halla un alimento para ser consumido, y Villandina junto a todos sus proveedores, están trabajando bajo altos estándares de calidad, para la producción orgánica del aguaymanto. Fueron 30 los productores que obtuvieron su certificación orgánica haciendo constar que cumplen los requisitos establecidos en las Normas de Producción Ecológica de Perú, Estados Unidos y Comunidad Europea, a través de la Certificadora Bio Latina SAC.

Estuvieron presentes también representantes de SENASA, de la Municipalidad Provincial de Celendín, y los productores de Poyuntecucho, Tahuan, Llahuan y Faro Bajo.

Es importante resaltar que la Municipalidad de Celendín se comprometió a realizar las gestiones para la instalación de un vivero con plantones de aguaymanto, que serían entregados a los productores de la zona de intervención. Por su parte, SENASA Celendín realizará seguimiento y monitoreo a problemas fitosanitarios que se presenten, y  Villa Andina, se encargará de brindar asistencia técnica después de la culminación del proyecto, así como la entrega de una bolsa de semillas de aguaymanto, para la implementación del vivero; compromisos institucionales que redundarán en la mejora de la organización de los productores y en la producción de la deliciosa fruta nativa.