Noticias

La Asociación Los Andes de Cajamarca, ALAC, organización corporativa promovida por Minera Yanacocha, acaba de cumplir diez años de creación. Como acostumbra, este año lo festejará con un acto de transparencia: La presentación pública de su reporte de gestión “Una década trabajando juntos por el desarrollo de Cajamarca 2004 – 2014”.

¿A quiénes se refiere ALAC con la palabra “juntos”? Fácil. A toda Cajamarca. Su población y sus instituciones representativas. Efectivamente, desde su inicio en marzo del 2004, cumpliendo con su destacado rol articulador e impulsor, ALAC estableció alianzas con diversos protagonistas del desarrollo, generando sinergias entre el sector público y el privado para potenciar y multiplicar el efecto de diversos proyectos, principalmente en los campos de la Educación, Gestión del Agua, y el Fortalecimiento de Capacidades Productivas y Empresariales. Estimulando así el crecimiento del capital cívico y el capital humano de Cajamarca, sobre los que se asienta el desarrollo sostenido.

Esa es la fórmula eficaz: Trabajar “juntos” por el desarrollo. Lo asegura Michael Porter, profesor de Harvard y experto mundial en temas de estrategia de empresa y desarrollo económico de naciones y regiones. Entre otras medidas esenciales –dice Porter- es importante que todos los actores de una región entiendan que el nuevo modelo económico para el desarrollo es un “modelo de colaboración”. Sector privado, Gobierno, Academia, Instituciones, todos tenemos que colaborar para mejorar la competitividad regional, no sólo trabajando juntos en la eliminación de los cuellos de botella, sino también tomando ventaja de las oportunidades.

¿Qué motivó a ALAC para involucrarse desde hace una década en la tarea de contribuir al desarrollo de la región? Simple. Aprovechar los beneficios de la minería –especialmente de Yanacocha-, para generar impactos positivos más allá de la vida operativa de la Mina. Los directivos de Yanacocha impulsaron la constitución de ALAC para que trabaje por el desarrollo de Cajamarca y para que, en algún momento, en el futuro, fuera transferida a manos de la comunidad.

Diez años después de su creación, dicen el presidente de su Consejo Directivo, Raúl Benavides, y su Directora Ejecutiva, Violeta Vigo: “Seguimos andando con optimismo hacia la meta que nos trazamos cuando iniciamos esta labor. En este camino, cada nuevo paso ha sido un motivo de reflexión y evolución, lo que nos ha ayudado a fortalecer constantemente nuestra gestión. Nuestra ruta, que lleva al destino que todos anhelamos: el desarrollo sostenible de Cajamarca, tiene satisfacciones pero también lecciones y aprendizajes”.

Es que la tarea es ardua. Más aun –hay que decirlo- cuando no todos los estamentos de la sociedad reman en la misma dirección. Aunque ALAC ha avanzado enormemente hacia la consecución de sus objetivos, las necesidades de la región son enormes.

“Hay mucho por hacer, (…) existen retos que debemos superar, como los niveles significativos de pobreza en nuestra región y las barreras que impiden el acceso de la población a oportunidades de desarrollo. Somos conscientes de que el camino es difícil, que debemos redoblar nuestros esfuerzos y continuar promoviendo alianzas para enfrentar directamente los desafíos que se presentan día a día”, dicen los directivos de ALAC.

El informe “Una década trabajando juntos por el desarrollo”, hermosamente ilustrado con estampas cajamarquinas, es un resumen de los logros obtenidos en estos diez años de labor conjunta con otras instituciones locales y nacionales. El documento da cuenta de la ejecución de varios proyectos entre los que destacan el fortalecimiento de capacidades institucionales que contribuyó, en su oportunidad, a implementar la reforma institucional del Gobierno Regional y a mejorar la gestión de los gobiernos locales.

También cita los proyectos innovadores que realizó, como el Programa de Formación de Jóvenes Emprendedores, Proyecto de Emergencia Educativa (PEE), y el Proyecto Red Integral de Escuelas de Cajamarca (PRIE). Menciona, además, aquellos programas que contribuyeron al desarrollo de capacidades productivas, y otros propuestos por organizaciones de base, como SUMA y PorAmérica; así como aquellos que se realizaron con financiamiento del Fondo de Solidaridad Cajamarca aportado también por Yanacocha. El documento se puede obtener en la siguiente dirección: www.losandes.org.pe

La esencia del trabajo que realiza ALAC se encuentra en esa antigua filosofía africana ligada a la colaboración, la apertura y la comunidad,llamada Ubuntu.Un antropólogo puso una canasta llena de frutas cerca de un árbol y le dijo a un grupo de niños africanos que aquel que llegara primero ganaría todas las frutas. Cuando dio la partida, todos los niños se tomaron de las manos y corrieron unidos, después se sentaron juntos a disfrutar del premio. Cuando se les preguntó por qué habían corrido así, si uno solo podía ganar todas las frutas, respondieron: “Ubuntu”, ¿Cómo uno de nosotros podría estar feliz si todos los demás están tristes?

Es difícil traducir al castellano el significado exacto de Ubuntu, pero el presidente Nelson Mandela lo resumió en una ocasión con una frase sencilla: “Estamos todos juntos en esto”. Ese es el espíritu de ALAC.

Por Marcos Valdez