Noticias

A través de talleres, los pobladores de los distritos de La Encañada y Huasmín recibieron información sobre instalaciones eléctricas domiciliarias seguras y uso productivo de la energía eléctrica

Más de 500 pobladores de los caseríos de San Nicolás, Quengorío Alto y Piedra Redonda El Amaro, El Valle, San Juan de Yerba Buena, Buena Vecindad, Namococha, El Alumbre, Alto Huangashanga, Coñicorgue y Alto # 8  fueron capacitados entre los meses de agosto, setiembre y primera semana de octubre en temas relacionados a instalaciones eléctricas domiciliarias seguras, seguridad eléctrica, sistema de prepago - postpago y usos productivos de la energía eléctrica, en el marco del Proyecto Casa Segura Rural que se viene desarrollando en los distritos de La Encañada y Huasmín.

El proceso de sensibilización estuvo a cargo de los representantes de la Asociación Los Andes de Cajamarca – ALAC, Cooperación Alemana – GIZ, a través de su proyecto “Energía, desarrollo y vida – EnDev” e Hidrandina, quienes a través de talleres participativos difundieron la importancia del proyecto y los resultados que se desean alcanzar, con el fin de contribuir al desarrollo humano y sostenible de la zona rural de distritos ubicados en las provincias de Cajamarca y Celendín.

Para este mes de octubre se tiene previsto capacitar a 25 instaladores locales, que serán las  personas de la comunidad debidamente acreditadas para realizar los trabajos en electricidad. Además el proyecto tiene entre sus objetivos la identificación de 20 emprendimientos productivos locales, basados en el uso de la energía eléctrica.

ALAC, con recursos del aporte voluntario de Yanacocha viene trabajando en este proyecto y financiará  la compra de kits para las instalaciones domiciliarias, siendo la Cooperación Alemana e Hidrandina, quienes se encargarán de la capacitación técnica.

El Proyecto Casa Segura Rural surge como parte de la alianza  entre Hidrandina, la Asociación Los Andes de Cajamarca, organización corporativa de Yanacocha y la Cooperación Alemana – GIZ, a través de su proyecto “Energía, desarrollo y vida – EnDev”  para promover el acceso seguro y uso productivo de la electricidad. Son más de 1,000 familias y 7 Instituciones Educativas rurales las que  contarán, en el mediano plazo con  conexiones domiciliarias seguras, a las que deberán dar uso y mantenimiento adecuado, logrando evitar accidentes,  ahorrar energía y generar  ingresos.