Noticias

“El intento por construir una región sólida, con oportunidades para el desarrollo económico-social, con liderazgo de la propia población para decidir y participar en la gestión del desarrollo; una región compacta, inclusiva, menos pobre y sin brechas de ningún tipo; ha sido el sueño de todos los cajamarquinos… lograrlo, debe convertirse en un reto y compromiso de todos”
 
Pensar cómo promover el desarrollo de los pueblos es, sin lugar a dudas, el reto más grande que un gobernante puede asumir, sin embargo, este accionar no sólo debe pasar por una voluntad política inherente al mandato legal sino más bien, debe obedecer a un compromiso y ejercicio del derecho ciudadano de generar las sinergias necesarias para la participación colectiva en la construcción y planificación del desarrollo sostenible y equitativo del territorio.
 
Basados en esta premisa, el equipo Técnico Regional promovido por el Gobierno Regional de Cajamarca viene impulsando el “Plan de Desarrollo Regional Concertado: Cajamarca 2021”, proceso de construcción que tiene como finalidad: convertirse en un instrumento de gestión que permita atender -de manera eficiente, eficaz y democrática- las necesidades y aspiraciones más sentidas por la población; así como, ser un instrumento orientador del desarrollo regional que, contribuya a la generación de grandes proyectos de inversión que apuntalen el desarrollo social, económico, cultural, educativo, ambiental y político.
 
En este sentido, el proceso de construcción del Plan de Desarrollo Regional Concertado, amerita el desarrollo de diversos talleres territoriales -en cada una de las provincias-, para recoger opiniones y propuestas que ayuden a impulsar el desarrollo de la Región. Así, una primera fase estuvo centrada en el desarrollo de talleres para el recojo de insumos que contribuyan a la construcción participativa de la visión regional, así como a la lectura de oportunidades y fortalezas provinciales, que contribuyan al impulso del desarrollo regional.
 
¿Cómo nos vemos en el 2021?
 
Lograr el desarrollo de los pueblos, depende mucho de la visión que se tenga de futuro; por ello, uno de los primeros productos, obtenidos de forma participativa, es la construcción de una visión regional conjunta, donde los pobladores de cada una de las provincias han sido los protagonistas principales de esta propuesta:
 
“Cajamarca, región líder en desarrollo humano sostenible, inclusiva, intercultural, con valores democráticos y respeto a los derechos humanos; usando sosteniblemente los recursos naturales, competitiva, con servicios ambientales adecuados, territorio ordenado, integrado y descentralizado”.
 
Sin embargo, lograr alcanzar la visión de desarrollo regional, no sólo depende de la formulación de una frase enmarcada en los sueños y anhelos del pueblo; también depende de poder canalizar las oportunidades y fortalezas con las que cuenta la Región, a través de objetivos estratégicos e indicadores de demandas de inversión regional; fase en la que actualmente nos encontramos y al igual que para la construcción de la visión regional, se han planificado talleres descentralizados provinciales, siendo la misma población quien priorizará y definirá estos objetivos e indicadores.
 
Talleres territoriales en provincias
 
El desarrollo de talleres territoriales en provincias, es clave en el proceso de construcción participativa y concertada del Plan de Desarrollo Regional; en ese contexto, en esta segunda fase, se ha planificado el desarrollo de los mismos, según cronograma de acciones.
 
Así, un primer taller territorial, ha sido efectuado este 13 y 14 de octubre, donde la participación de representantes de instituciones públicas y privadas (salud, educación, municipalidades de Chota, Jaén Cutervo, San Pablo, Grupo Norte, Cámara de Comercio), empresas (Lumina Cooper), ONG´s (Asociación SER, GTZ), asociación de jóvenes, UNC, entre otras; llegó a copar la participación de 56 personas quienes han logrado culminar el taller con la priorización de objetivos estratégicos en temas de nutrición infantil, calidad educativa, participación ciudadana, fomento de la inversión pública y privada, posicionamiento de productos agropecuarios en mercados nacionales e internacionales, gestión adecuada del territorio para la conservación y recuperación del recurso natural, fortalecimiento de capacidades, ejercicio de la ciudadanía y el asociativismo.
 
Finalmente, este proceso de construcción del Plan de Desarrollo Concertado, viene a constituir una oportunidad de planificación y construcción colectiva para el desarrollo regional, donde los protagonistas son la misma población representada a través de sus líderes pertenecientes a cualquier esfera (política, institucional, comunal) y con la consigna que el desarrollo no depende de uno o dos, el desarrollo depende de todos porque sólo “Unidos Construimos Región”.