Noticias

“Historias de éxito en la implementación de la ILM”
 
Con la finalidad de identificar experiencias exitosas en la implementación local de la Iniciativa del Lavado de Manos (ILM), el Programa de Agua y Saneamiento del Banco Mundial, lanzó un concurso “Historias de éxito en la implementación de la ILM”, entre las regiones participantes de dicha iniciativa, para reconocer, sistematizar y compartir experiencias exitosas, que por su aprendizaje, creatividad y logros están permitiendo la promoción del uso del jabón como elemento fundamental para coadyuvar con la salud de las personas, en especial de la niñez.
 
De las 19 historias de éxito presentadas por las diferentes regiones participantes de la ILM, Mi Super Jaboncín… Así de Facíl!, historia de éxito del Programa de Reducción de la Desnutrición Crónica Infantil - PREDECI, salió ganadora del primer lugar, por evidenciar resultados concretos orientados al cambio de comportamiento, en la institucionalización de la práctica, creatividad y enfoque de sostenibilidad.
 
La selección y revisión de las historias, se realizó del 9 al 11 de febrero en la ciudad de Lima, durante el Taller de Evaluación y Planificación de la ILM, dando a conocer los ganadores del primer, segundo y tercer puesto, comprometiéndose el Banco Mundial a documentar las historias, publicarlas y difundirlas.
 
Sobre la historia que marca la diferencia
 
Mi Super Jaboncín… Así de Facíl!, es una experiencia en las comunidades de Chicolón Bajo y Bellavista en la provincia de Bambamarca. PREDECI en el marco de mejorar las condiciones de vivienda de las familias para contribuir con el crecimiento y desarrollo adecuado de los niñas, incentivó la implementación de rincones de aseo. Brindó sesiones educativas en coordinación con el personal de salud a 20 madres gestantes y madres con niños de 3 años, para promover la importancia del agua y jabón como recursos necesario para poder lavarse las manos. Tomando como ejemplo un super jaboncín, las madres motivadas confeccionaron mensajes recordatorios y super jaboncines artesanales, colocándolos en rincones de aseo y cocina.
 
La carencia de agua y jabón, junto la motivación y la sensibilización brindada a las madres y familias, abrió paso a la creatividad, promoviendo la réplica de un recurso para la práctica clave de lavado de manos, utilizando materiales de la zona accesibles y económicos (caja de mangos, tiras de suero, palitos de madera, carrizo, botellas descartables y tapitas de frugos). Que por su practicidad (en uso y renovación), utilidad y bajo costo están siendo replicados por los niños y familias de otros ámbitos (Chicolón alto, Cashapampa Bajo y Pomagón Alto).
 
El acceso al recurso junto con la práctica, están permitiendo mejorar la higiene y el ahorro de agua y jabón en dichas familias.